¿Sabías qué…?

Yo no entiendo por qué a la gente le intereso…. Pienso que por meterse en la vida de los demás y pura copucha.
La cuestión es que se llevan preguntando y por eso, se me ocurrió ordenar las preguntas y meterlas todas juntas para que sea más fácil leerlas.

Lo más fácil es que sea Marcela Paz la que conteste…
( Estracto de varias Entrevistas)

 

¿Cómo nació Papelucho?
Yo era soltera recuerda Ester Huneeus [Marcela Paz] Mi novio me regaló una agenda anual de Nestlé para 1934. Yo la empecé a llenar con el diario de un niño que relataba desde su ángulo cómo sus padres se separaban. A la mamá la llamaban por teléfono… cortaba abruptamente. La iba a buscar el “Tío Roberto”, pero le pedía al niño que no le dijera nada al papá; en fin, aparecía una serie de infidelidades de los grandes, desde el punto de vista del pequeño. Le presté el relato a Daniel de la Vega, que era amigo de la casa, y le encantó. Pero no lo publiqué por dos motivos: estaba escrito en un lenguaje para niño y era un tema para adultos [1968.1].
Cuando catorce años más tarde, en 1947, la antigua editorial Rapa Nui hizo un concurso de libros para niños, entonces extracté lo que tenía durmiendo tanto tiempo [1968.2].
Naturalmente, tuve que recortar mucho, porque en los trescientos sesenta y cinco días del año le habrían ocurrido tantas cosas a mi chiquillo de tinta y pluma, que habría resultado un mamotreto interminable. No hubo, por lo tanto, necesidad de hacer borradores, ni apuros de inspiración agotada ni tortura alguna de esas que acometen al que realmente crea en un momento dado un todo literario [1955.1].
¿El nombre?
A mi marido, José Luis Claro, le decían Pepe Lucho… .. de ahí salió el nombre [1977].
Según sus afirmaciones anteriores, usted no se ha inspirado en ideas o personas reales para sus libros. ¿Todos han nacido de su imaginación?
Las ideas son mías. Jamás he copiado alguna aventura de mis hijos o de otros niños. Pero en mis libros aparecen personajes reales. Cuando Papelucho veranea en Concón, las personas que lo rodean existen en verdad, como por ejemplo Juanillo pescador, los Quezadas y la señora Eliana del teléfono [1963].
¿Usted cree que Papelucho es un niño universal?
Me parece que es el prototipo del niño latino. El libro ha entrado muy bien en Italia, Francia y los países sudamericanos, pero en Inglaterra, no. Tengo la impresión de que los niños sajones son diferentes [1963].
Papelucho, ¿va a crecer?
No lo creo. Cada vez que quiero hacerlo crecer se pone tan antipático… He mantenido a Papelucho con la misma edad (8 años) durante 13 años, aunque parezca un contrasentido. Por momentos lo he querido presentar con más edad, como adolescente, pero he arrojado las cuartillas escritas al canasto.
¿Por qué?
He visto que como adolescente se ha puesto pesado, farsante, prepotente.
Es una reacción extraña, pero…
Mire, quiero más a Papelucho como ha sido desde el comienzo: espontáneo, sencillo y más que todo corriente, como son todos los niños [1961].
Y esa facha tan particular de Papelucho, ¿también fue creación suya?
Es decir, los dibujos los comenzó haciendo mi hermana Yola y actualmente los hace una hija mía. Yo les expliqué que era un niño de tipo intelectual y no matón. En España por ejemplo quisieron cambiarme los monos por un niño gordo y yo desde luego que no lo acepté [1974].
Título de Spoiler
No. Él siempre ha usado palabras distintas. No es la dislexia de ahora. Quiere decir entonces que siempre fue “dix leso”, pero también fue normal. Lo que sí pueden considerarlo ahora un poco leso, porque el niño de hoy está más informado que Papelucho [1974].
¿Cuáles son en mayoría sus lectores? ¿Los niños? ¿Los mayores? ¿Los románticos? ¿Los modernos?
Los niños, sin lugar a dudascontesta Marcela PazPara ellos nació este personaje, que es uno de los tantos de los que por ahí juegan, hacen maldades, construyen su propio mundo, tan distinto al nuestro y que es tan lógico a pesar de que los grandes no creemos en general en su talento [1955.1].

¿Qué son, para Marcela Paz, los niños?
Son todo aquello que pueda significar frescura, novedad, son esencialmente felices y tienen una curiosidad enorme, todo quieren saberlo. Son, además, tan espontáneos, no han caído en la vulgaridad de pensar lo que se debe o no decir.
¿Cómo surgió Papelucho?
Surgió precisamente para ellos. Quise crear un personaje que fuera igual a todo los niños, con el cual pudieran identificarse y reconocer en él sus propias vivencias. Un personaje, además, en el que los padres pudieran entender mejor a sus hijos.
¿Piensa que los niños lo han entendido así?
Sí, creo que sí. Es más, pienso que lo sienten real, recibo siempre cartas de niños dirigidas a Papelucho, en las que le cuentan sus cosas y le manifiestan sus inquietudes. Enfin, lo imaginan un amigo más [1980].
¿Cuál es el mensaje de ‘Papelucho’?
Recordarles a los padres la época en que eran niños, para ayudarles a comprender a los más chicos, es decir, poner en contacto a padres con los hijos [82.11].
¿Quién es para usted Papelucho?
¡Un milagro! Después de eso, lo considero como un hijo. aunque ninguno de mis cinco hijos se parece a él. Los nietos se asemejan más [1979].